Lifelong Learning Programme

This project has been funded with support from the European Commission.
This material reflects the views only of the author, and the Commission cannot be held responsible for any use which may be made of the information contained therein

Also available in:

"I Am Not Scared" Project

Homepage > Case Studies > Document

Case Studies

TITLE OF THE CASE STUDIES:

“Jorge no está sólo”

SCENARIOS OF BULLYING EVENT::
  • Direct bullying
CAUSES OF BULLYING EVENT::
  • Non-especific
FACTUAL DESCRIPTION OF THE BULLYING EVENT:

Jorge es un adolescente de 16 años que vive en pueblo pequeño. Es el más bajito de su clase y el típico niño tímido que pasa desapercibido. Además, siempre ha destacado por sacar las mejores notas de la clase. Por lo general, tiene problemas para hacer amigos y constantemente se meten con él. A eso hay que añadir que en su clase hay un chico, Pepe, que lo tiene amargado desde que empezó en 1º de ESO. Está todo el día llamándole “enano”, cuando salen al recreo siempre le hace alguna zancadilla y cuando salen del colegio le quita el dinero que lleva encima y, si no lleva, le pega un puñetazo. Jorge no se lo ha dicho a nadie por miedo a que la situación empeore, incluso ha llegado a pensar que quizás la culpa sea suya. Jorge se siente la persona más infeliz del mundo, piensa que lo único que hace bien en la vida es estudiar. Su hermana mayor se ha dado cuenta de que algo está pasando porque la semana pasada, cuando llegó a casa de trabajar, Jorge estaba encerrado en su cuarto llorando y diciendo que se quería morir. La hermana habló con la madre y ésta, a su vez, fue a hablar con el tutor para ver qué estaba sucediendo. El tutor le dijo que era algo normal, sin importancia, que eran bromas típicas de adolescentes. La madre enfadada se pasó por el despacho del director pero éste no se encontraba en el centro, así que se volvió a pasar al día siguiente. El director se quedó asombrado por la conducta del docente y le dijo a la madre que hablaría con éste para solucionar la situación. Al día siguiente, a la entrada del centro, Pepe estaba esperando a Jorge y, como era habitual, le pidió su bocadillo, su dinero y le dio un empujón que hizo que se chocase con la pared, provocándole una herida en la frente, además de amenazarlo diciéndole que como le dijese algo a alguien las cosas empeorarían. A lo largo de la mañana, todos los profesores que estuvieron en clase preguntaron a Jorge que qué le había pasado en la frente, a lo que éste respondía que se había dado un golpe. En un cambio de clase, Jorge se encontró por el pasillo al orientador del centro el cual le dijo que le gustaría hablar con él y le pidió que le acompañara al despacho. Allí estuvieron hablando para ver cómo podían solucionar la situación que estaba viviendo. El orientador le propuso tomar contacto con un grupo de chicos del centro que también había pasado por su situación. Jorge empezó a sentir el apoyo de sus compañeros y a sentirse cada vez mejor hasta llegar al punto de ignorar totalmente lo que hacía Pepe. Como resultado, éste dejó de molestarle.

RESPONSE IMPLEMENTED:

En cuanto a las estrategias que utilizaron los actores del caso para responder a esta situación de maltrato entre iguales. Hay coincidencia en las respuestas de los alumnos en cuanto a los espectadores: No hacen nada. Las estrategias que utilizaron los profesores fueron: Los profesores y en especial el tutor nada, puesto que ninguno se percató con anterioridad del problema y nadie habló con el alumno en privado para ahondar más sobre el asunto del golpe en la frente. En cuanto al director y al orientador, sus respuestas ante el problema fueron acertadas. Inicialmente el profesor tutor actuó de la peor forma posible que es no darle importancia a este tipo de situaciones. La madre, al acudir al centro, necesitaba saber que los profesores conocían el problema, que estaban intentando solucionarlo y que les preocupaba como se sentía su hijo. Una vez el caso llegó a oídos del orientador y del director, la forma de actuar fue la de darle al alumno acosado el apoyo que necesitaba, y la ayuda para salir de esa situación de acoso. La directora piensa que Atendió a la madre y escuchó con atención todo lo referente a la situación ocurrida. Se deduce que puso en conocimiento del problema al Departamento de Orientación y se supone que se reuniría con el tutor para conocer su versión sobre la reunión que mantuvo con la madre de la víctima. Además alertó sobre el problema al Equipo Docente puesto que ésta manifiesta la preocupación de todo el profesorado el día que preguntaron al chico qué le había pasado en la frente. Está segura de que supervisó el caso y buscó cuantas estrategias fueron necesarias para abordar las distintas vertientes del problema, del cual además se ocupó de abrir informe y de informar a las instancias competentes.Las estrategias que usan los padres son: Dirigirse a la competencia superior, tutor, directiva…y apoyarlo e insistir hasta que solucionasen la situación. En lo relacionado a las estrategias usadas por el orientador del centro, cree que ha utilizado una estrategia muy válida, además de apoyar él mismo al adolescente (hablando y valorando con él cómo solventar la situación), le ha ofrecido un grupo de compañeros que le respaldan y apoyan, con lo que él se siente reforzado a la hora de hacer frente al problema.

IMPACT OF THE BULLYING ACTION:

Los alumnos, padres, profesores, director y orientador piensan que esta situación influye en la forma en que se aprende y enseña dentro de clase y además existe consenso entre ellos en las consecuencias que se desencadenan de ello. Porque no piensa nada más que lo que le van a hacer. Tiene cierta relación, puesto que siempre se ha dicho que maestros y profesores no solo enseñan contenidos, sino que también es importante trabajar valores como el respeto, igualdad, inclusión, integración…El alumnado acosado puede perder su concentración en sus estudios, puede verse afectado por el miedo ante el agresor y por tanto el rendimiento académico puede verse influenciado ante el sentimiento de superioridad del mismo. Condiciona el ambiente que se crea en el aula e influye en él, no solo afecta al acosado y al acosador en absoluto. Crea conflictos internos en aquellos que son observadores y se mueven entre la necesidad de intentar ayudar al acosado y el temor que provoque el acosador en ellos o el vínculo que tengan con él. En cuanto al profesor, parte de su atención y sus pensamientos están puestos en solucionar esa situación y normalizar el proceso de enseñanza y aprendizaje. Hay un profesor que apunta que no cree que esta situación influya en la forma de enseñar dentro del aula. La directora piensa que: Un chico víctima de acoso escolar lógicamente aprende y desaprende en términos sensiblemente distintos a los previstos para el grupo general. Si bien, entiendo , que ello depende de su capacidad para encajar la situación. Una vez conocida la existencia de acoso, por supuesto que debe de afectar al modo en que se enseña; y también hay que indagar qué ha aprendido la víctima que pueda ocasionarle problemas posteriores. Aquí, pienso que sería conveniente tratar la cuestión en profundidad desde el centro (a través del orientador, tutor y equipo docente) con la familia y el alumno. Abrir espacios de diálogo donde el alumno pueda expresar con libertad lo que siente, lo que piensa , lo que le ha ocurrido, la percepción que él tiene de la situación, el temor que le ha quedado es imprescindible para ayudarle a enfrentar el futuro. Los padres piensan que una situación de acoso hace sentir inferioridad al acosado y una situación de malestar y mal ambiente entre compañeros y entre compañeros y profesorado, e influye negativamente en el ritmo habitual de la clase. Siempre que en una relación entre personas no reine el principio de igualdad, se creará un mal ambiente, abusos, tensión,…y rendimiento será mucho peor. Pero también puede depender de la personalidad del alumno, el resultado puede ser variable. La orientadora apunta que según como entendamos el proceso de enseñanza-aprendizaje consideraremos más o menos importante el efecto de las relaciones interpersonales en el rendimiento académico, en el ambiente escolar,…. Si no es así, seremos más insensibles a la detección de estos casos y como no al trabajo de prevención también.
En cuanto a si la situación influye en la motivación de los estudiantes (interés, esfuerzo,…). Hay participantes que piensan que sí influye y hay consenso en sus respuestas, pero otros piensan que no influye: Porque si te sientes acosado estarás siempre con miedo y no estarás tranquilo en ningún momento. Puede influir negativamente, especialmente en el acosado, y en la capacidad de concentración de cualquier implicado indirectamente que sea conocedor de la situación y le preocupe. Los compañeros se verán desmotivados en el estudio por miedo a destacar en los resultados. Influirá menos en la medida en que seamos capaces de ayudar a Jorge a abrirse a los demás, a ser aceptado en el grupo. El hecho de saber que vas a acudir al centro a sufrir o presenciar actuaciones de este tipo, no creen que sea un buen aliciente a la hora de estudiar y prestar atención. Afecta al desarrollo psico-afectivo-social de integración en el grupo. Un alumno o alumna que se siente amenazado, que está atemorizado, no está en una buena situación para seguir adelante en el proceso de enseñanza-aprendizaje, no está en buenas condiciones, para estudiar, para memorizar determinados contenidos, para participar en clase….
Lo que puede ocurrir en los resultados de los alumnos. Los participantes piensan que todos tienen la culpa. Bajarán sus resultados, ya que es un problema que no se resuelve. Que al final tod@s serán iguales o simplemente preferirán no ayudar al compañer@ por miedo al agresor@. El agresor como agresor no puede estar motivado ante el estudio ni puede aprender de forma significativa, hace eso en mi opinión porque está afectado interiormente por algo (no se siente querido, problemas familiares, le falta autoestima y autocontrol…). En cuanto a la víctima tampoco, puesto que su autoestima y su bienestar están afectados, no va a gusto al instituto sabiendo que alguien lo acosa y le intimida cada día y además recibe insultos acerca de su físico y su personalidad con lo cual los resultados escolares no pueden ser buenos, la prueba está en que en el casa el alumno en cuestión llega a decir que se quiere morir. Los alumnos espectadores quizás también sientan ese malestar en su entorno más cercano y les haga estar más desconcentrados y afectados por la situación, inquietos por no saber qué hacer si decir algo o no, con lo cual esto también puede que esté afectando en los resultados escolares de forma negativa. Un buen ambiente en el aula o en el centro escolar da más garantía de mejores resultados que si no es así. Los resultados serán negativos, tanto escolares como en la relación con sus compañeros y en el entorno familiar. Les influye de manera negativa. Incluso cuando uno mismo no es la víctima, ver lo que le ocurre a otra persona y pensar que te podría ocurrir a ti afecta al rendimiento y a las relaciones. Además en algunos casos surge también el sentimiento de culpa, por no ser capaz de intervenir para defender al compañero o compañera agredido. Es por lo tanto una situación difícil, aún siendo tan solo, espectador de lo que está ocurriendo.
En cuanto a posibles problemas de integración escolar que podrían aparecer: Todos los participantes opinan que si habrá problemas de integración escolar, menos dos alumnos que piensan que no los habrá. El acosado se siente alejado del grupo. Por estar implicados los demás chic@s no los aceptarían como amig@. Si el alumno no se encuentra bien en el entorno escolar, se siente intimidado por una persona y está recibiendo insultos y amenazas lo cual lo hacen inseguro, infeliz y por lo tanto no integrado totalmente, no tiene bienestar en el entorno escolar. El vivenciar casos de bullying, promueve estereotipos no adecuados que influyen de manera negativa en las relaciones sociales. El resto de alumnos no desean juntarse con el acosado por miedo a ser también acosados. Aquel alumno o alumna que sufre violencia o maltrato, no se siente seguro ni participe en el centro o el aula y esto sin duda es una situación de exclusión.
En cuanto a la influencia que puede ejercer la situación de acoso en la adultez en la forma de comportarse en la sociedad, todos piensan que si influye, y el modo en el que lo hace se muestra a continuación: Si se acostumbran a meterse con la gente lo verán algo normal. Pegarían a su mujer de mayor. Van a seguir el camino que has seguido en la ESO. Recordarán lo que ellos han vivido y pueden comportarse de la misma manera. Influye en el desarrollo como ciudadano activo ya que ese malestar en el entorno escolar se traslada a otras esferas de la vida: familia, amigos y otras relaciones que tenga que desarrollar con otras personas a lo largo de su vida, esa situación le hace estar inseguro, con baja autoestima y esto afecta por supuesto en las relaciones sociales en general. Esto afectará a su trabajo y a su formación como persona. Las víctimas se hacen más retraídas, más inseguras, y con una autoestima más baja, y es obvio que eso condiciona como serán en el futuro fuera del centro escolar. El hecho de que un alumno esté siendo acosado durante un largo periodo de tiempo puede influir significativamente en su forma de actuar ante ciertas situaciones violentas que le puedan surgir en la edad adulta. Así mismo puede costarle trabajo integrarse en la sociedad. Toda falta contra el derecho ajeno si no es rectificada a tiempo, sobre todo si es susceptible de ser trabajada en el ámbito escolar, influye incuestionablemente en el tipo de ciudadanos que “genera” el sistema. El alumnado está por modelar y de la educación y de la enseñanza depende en gran medida su “forma adulta”. Si no se actúa desde los centros educativos , en los casos de acoso, para detectar, tratar y buscar soluciones a estos casos, el aprendizaje del grupo será rotundamente negativo y llegarán a ser ciudadanos consentidores que permanecerán tranquilamente ajenos al dolor de quienes les rodean como si no tuviera que ser de su competencia; ciudadanos cívicamente reprobables que no serán capaces de advertir que cuando uno se implica en lo que le ocurre al vecino, al amigo, al conocido, al inmigrante.... en realidad, lo que hace es ser coautor de lo que le sucede. Y esta actitud, a la larga, genera una sociedad deshumanizada y sin fututo colectivo. Hay algunos que piensan que dependerá de la personalidad de cada alumno y depende de cómo lo haya vivido. Si ha encontrado apoyo de amigos como le ha pasado a éste chico, seguro se implicará. Si no ha tenido apoyo seguro pasará de problemas ajenos. También dependerá de la manera en que reaccione y actúe el entorno durante su etapa adolescente.
En lo relacionado a si influye en el ambiente de la escuela: Los alumnos piensan que hará que todos los compañeros se peguen y que en el ambiente de la escuela no pero en el del aula sí. Los profesores y padres dicen que por supuesto este alumno no puede estar seguro en el entorno escolar, ni tampoco tranquilo pues no sabe cuándo va a volver a sentirse intimidado. No estamos ante un clima democrático puesto que en este caso no hay igualdad “uno es superior al otro” mientras uno se hace más pequeño (miedos, autoestima, infelicidad…) el otro se crece ante la situación hasta que sea abordada y solucionada. Un alumno en esta situación está condicionado por esa situación y los alumnos que les rodean también, aunque en menor medida, la sufren. El hecho de que existan situaciones violentas en el centro provoca la ruptura del buen clima de convivencia escolar. Los alumnos no se sienten seguros, sienten miedo a que surjan nuevas situaciones de violencia en los que puedan ser incluidos. La directora piensa que toda acción contraria a la convivencia, interfiere negativamente en todos los campos de los que depende el clima escolar y también en la vertiente académica. La orientadora piensa que sin duda, ya que se da una situación de exclusión, se limita la participación democrática y surge una gran sensación de inseguridad.

POINT OF VIEW OF VICTIM:

En cuanto a los pensamientos de la víctima respecto a la razón por la que está siendo agredida. Los alumnos piensan que, él piensa que tiene la culpa y que si se lo cuenta a alguien la situación puede empeoraría. Que no hace nada bien, que lo único que hace bien es estudiar. No se lo conto a nadie por miedo a que la situación empeorara.
Si nos centramos en la ayuda que piensa la víctima que le serviría, las distintas opiniones que han planteado los alumnos son: Hablar con el tutor, decírselo a su madre o padre o a los compañeros. Una reunión con el equipo directivo, porque sería lo mejor. Que mucha gente lo apoyará. Que se lo comunicará a alguien para que lo pudieran ayudar. Si se lo contara a alguien las cosas irían mejor pero que no se atreve porque tiene miedo.

POINT OF VIEW OF BULLYING STUDENT(S):

En cuanto al por qué el acosador actúa de esa forma: Éstos piensan que es porque tiene miedo a que se le revelen los demás. Porque el alumno lo ve como el menor de la clase. Porque está amargado pero a la vez se cree importante y superior a los demás.
Si nos centramos en el por qué eligen a esa víctima en concreto y no a otra, piensan que es porque era el más listo de la clase y el más inteligente. También porque es débil y porque saben que con otra no podrían. Eligen a los más débiles en general.
En lo referido al arrepentimiento del agresor: Los alumnos piensan que el agresor no se ha arrepentido de lo que ha hecho, pero que en algunos casos sí, pero por lo general no. Sólo dicen que se arrepienten delante de los profesores para que el castigo sea menor.

POINT OF VIEW OF OTHER STUDENTS:

Los alumnos espectadores sabían qué estaba sucediendo, pero no reaccionaban por miedo y porque el agresor dijo que no dijeran nada. Se callaban por no meterse en líos con el acosador@.
En cuanto a las causas del acoso que piensan los que ven la situación, qué hicieron. Éstos piensan que había mucho odio. Porque Jorge es muy listo. Porque suelen llevarle la razón al acosador@ aunque no la tenga.

POINT OF VIEW OF TEACHERS:

Sobre el conocimiento de los profesores de lo que estaba sucediendo: Éstos piensan que no lo sabían, ninguno se había percatado de la situación e incluso se consideraba “bromas” y juegos de adolescentes en el caso del tutor. En demasiados casos los profesores nos limitamos a dar nuestras clases y no queremos hacer mucho más, ni queremos involucrarnos demasiado. Es complicado ver situaciones de acoso escolar puesto que el alumno acosado y sus compañeros de clase están amenazados por el acosador. Únicamente los profesores de guardia de recreo pueden visualizar situaciones de acoso escolar.
En cuanto a qué hicieron para saber y entender lo que estaba ocurriendo. Los profesores dicen que el tutor y los demás profesores no hicieron nada porque no se habían percatado de que la situación era un problema de bullying, es más el tutor a pesar de “conocer” el caso en cierto modo por la madre, ignoró el problema. El director, al saber el caso sí que habló con el tutor y se preocupó del problema. El orientador habló con el principal afectado: Jorge y lo ayudó solucionándose el problema. Actuarían de modo diferente dependiendo de la personas que fuera en el caso: si fuese el tutor no tratarían ese tipo de bromas desapercibidas, es más alertaría al resto de profesores que imparten clase en ese aula especialmente y al resto de profesorado del centro a que estuviesen alertas para que no se produjera ninguna situación de acoso más por parte de Pepe. Hablarían con Pepe y con Jorge así como con sus respectivas familias, también contaría con la colaboración del director y jefe de estudios así como del Orientador, especialmente de este último para ayudar a los dos alumnos. Estarían muy pendientes de los gestos y actitudes del alumnado en los momentos de ocio: recreo, intercambio de clases, acceso y salida del centro, actividades extraescolares, etc. Otros profesores piensan que: Exceptuando la actuación inicial del tutor, actuaron como se debe en estos casos. El director entendió la gravedad de la situación, tras hablar con la madre, se puso en contacto con el orientador y este habló con el alumno. Este lo puso en contacto con compañeros que habían pasado por lo mismo y le dieron las estrategias a Jorge para salir de esa situación de acoso. Este hecho puede provocar el efecto contrario al esperado. El acosador puede cargar su rabia por ser castigado sobre el acosado. La mejor respuesta la ha tenido el orientador al integrar al alumno en un grupo de alumnos que han sufrido acoso y así perder el interés del acosador por molestar al acosado. Hay que dar apoyo al alumno acosado mediante la ayuda entre iguales. De esta manera se sentirá más arropado y aumentará su confianza. Así mismo al acosador hay que hacerle ver que lo que ha hecho no está bien. ¿Amonestación? ¿Expulsión? Creen que lo mejor es darle una responsabilidad dentro del aula como ser el responsable de la convivencia en el aula.
Sobre la ayuda de otros profesores: Los profesores piensan que el caso no da muchos detalles, pero Jorge fue ayudado por el Orientador del centro, una persona que bajo mi punto de vista es muy importante en un centro escolar, pues lleva a cabo la tarea tan importante de organización de la atención de la diversidad. El Director se tomó en serio el problema y puso medios para solucionarlo.

POINT OF VIEW OF SCHOOL DIRECTORS:

En cuanto al conocimiento del director sobre la situación, piensa que no tenía conocimiento y si lo hubiera tenido hubiera actuado antes.
Lo que debería haber hecho en la situación. Seguir con el protocolo una vez conocida. Tener el tutor mayor seriedad y celeridad, haber prestado atención al caso por lo menos.
En cuanto al papel del director/a en este tipo de situaciones, el director de este centro piensa que es el gestor de la situación en general, supervisando sus momentos y el desarrollo de las sesiones, mantenerse informado de lo que va ocurriendo a lo largo del proceso, implicarse a fondo en él, evaluarlo y ponerlo en conocimiento de las instancias oportunas. Asegurarse de que se establecen estrategias que garanticen el debido desarrollo de este caso y de otros que surjan.

POINT OF VIEW OF THE PARENTS OF THE PUPILS INVOLVED:

En cuanto al conocimiento de los padres de lo que estaba sucediendo: Éstos piensan que no lo supieron hasta que no se lo dijo a la hermana de Jorge. Había falta de comunicación padres, hijo y centro.
Referente a cómo se informarían los padres de lo que está sucediendo y qué información buscarían: Observarían su comportamiento, la relación con sus amigos, le preguntaría a mi hijo, sin presionarle demasiado…hablarían con el tutor, orientador…equipo directivo. Pediría información al personal del centro y en el entorno del niño.
En cuanto a si podría haber cambio de la situación: Los padres piensan que la situación no podría haber cambiado si Jorge no hubiera encontrado el apoyo de sus compañeros que han pasado por su situación con el apoyo del orientador. Si se hubiese conocido antes la situación quizás no hubiese llegado a tanto. Se podría haber observado que era un niño muy tímido, introvertido, sin amigos. No dejando toda la responsabilidad formativa-educativa en manos del colegio, internet y de la televisión.

POINT OF VIEW OF THE COUNSELLOR IN THE SCHOOL:

En lo referido a qué haría el orientador: Intervenir, pero no solo con la víctima. Hay que intervenir directamente con el agresor, este ha de saber que su comportamiento está afectando de una manera determinada a otra persona de manera directa y a otras de manera indirecta y hay que conseguir la reparación y el cambio de actitud. Además, hay que trabajar con el grupo aula y hacer patente que no se consienten este tipo de conductas en el centro, proporcionar estrategias de resolución de conflictos,…
Para prevención de situaciones de este tipo: Trabajo en tutorías, campañas a nivel de todo el centro… Por otro lado, es importante el trabajo conjunto con las familias, han de saber cómo se está funcionando en el centro, hay que darles opción a la participación, a través del Observatorio de la Convivencia, en las comisiones de convivencia,…
En cuanto a qué se podría hacer para mejorar la comunicación y la cooperación entre los alumnos (y de paso prevenir el acoso escolar en general).Todo lo anteriormente mencionado. Además, creo que un aspecto importante es la metodología del aula, no podemos pretender que colaboren entre ellos, si llevamos una dinámica de aula totalmente individualista o incluso de competición. Hay que promover aprendizajes cooperativos ya que la cooperación, solidaridad, empatía, son también contenidos presentes en el currículo por competencias. También hay que promover la participación en la toma de decisiones y acuerdos en el centro y en el aula.

POINT OF VIEW OF POLICY MAKERS:

El maltrato entre escolares, conocido como Bullying internacionalmente es quizás el fenómeno más preocupante de los que acontecen en los centros educativos por afectar a todos los implicados, no sólo a las víctimas. La tesis en su fundamentación teórica revisa el campo de la agresividad humana, para desembocar en el bullying, concretamente en el microsistema de los iguales al que sólo es posible dar su verdadero sentido en el contexto grupal y ecológico.
En las últimas décadas el problema de agresión entre escolares está adquiriendo importantes dimensiones en todas las sociedades por ello, son motivo de gran preocupación para el profesorado, las familias y para un buen número de niños. Los estudios más divulgados sobre el tema revelan que en este tipo de conductas están implicados más del 15 por ciento de los escolares de primaria y secundaria, como agresores o víctimas.
La agresión se da como respuesta ante determinadas situaciones límite, o como actitud a través de conductas aprendidas. Es necesario que el ser humano sea comprendido como un sistema abierto y flexible, de modo que se entiende que la conducta no viene determinada exclusivamente por factores internos sino que el ambiente va a constituir el marco idóneo para realizar aprendizajes de diversa índole. En este sentido, la familia y el entorno escolar constituyen los dos primeros referentes agentes de socialización y por tanto el marco idóneo para realizar el aprendizaje de diversas actitudes, entre ellas la conducta agresiva. Podemos afirmar que los centros escolares como todas las organizaciones humanas son sistemas abiertos que como tales tienen la capacidad de estructurar y conformar su propio clima de convivencia.
El acoso suele tener muchas consecuencias negativas: empieza a bajar tu autoestima poco a poco, disminuye el rendimiento escolar, sensación de ansiedad, miedo, inseguridad y angustia; se sufre aislamiento y trastornos del sueño. Estos alumnos consideran la posibilidad de abandonar la escuela y, si la situación se torna más grave, incluso podría intentar el suicidio. Si un alumno/a es acosado en la escuela, es poco probable que los padres y profesores se den cuenta, ya que, se eligen entre iguales para momentos y lugares casi clandestinos, como los recesos, en los baños o al salir de la escuela. Es importante que los alumnos/as rompan el silencio y lo cuenten a los padres, profesores y/o personas en las que confíe lo que está sucediendo y señalar a las personas que están molestando, aunque se encuentren amenazados por ellos. Contarán con el apoyo de los seres queridos. La única manera de combatir el maltrato es la cooperación entre todos los implicados: maestros y profesores, padres y alumnos... y hacerlo desde una vertiente positiva.
Algunas recomendaciones importantes para la prevención de estas situaciones antisociales serían:
- Reorientar a la familia hacia los valores que considera el tiempo invertido en la compañía y educación del niño es lo mejor que se la puede dar.
- Dar al adolescente valores, espiritualidad, cultura y lo mejor de nosotros mismos.
- Ser amorosos pero inflexibles en cuanto al comportamiento aberrante, oírle sus problemas, acompañarlos en sus sufrimientos pero orientarlos en una solución moral y social de sus conflictos.
- Se deben cultivar los valores, practicarlos, para que el adolescente de hoy que será el hombre del mañana no sea agresivo dentro de su personalidad.
- Es necesario que se deje de comercializar la agresión a través de programas y video juegos.
Algunas orientaciones para las familias ante una situación en la que se crea que su hijoa puede estar implicado en cnducats agresivas o puede ser víctima de un maltrato por parte de los compañeros/as, pueden ser las siguientes:
 ... es importante reaccionar con calma, sin reproches ni culpabilizaciones.
 Con calma, anímale a hablar y pídele que explique qué está pasando. Es importante valorar la importancia y gravedad de la situación. Habla con el tutor de la escuela o el instituto.
 Si está implicado en conductas agresivas ayúdale a ver que se pasa de la ralla y que está perjudicando a un compañero. Ayúdale a encontrar maneras no agresivas de relacionarse y buscad juntos por qué lo hace. Si conviene pedid ayuda a un profesional.
 Si está en el rol de víctima hacedle ver que lo que le pasa no es su culpa, que le puede pasar a cualquiera y que entre todos le vais a ayudar a superarlo. Si conviene pedid ayuda a un profesional.
 Es importante expresar al centro educativo vuestra preocupación y colaborar con las acciones que tomen. Intentad encontrar juntos soluciones positivas para todos los implicados y dadles tiempo para llevarlas a cabo.
No es fácil acabar de golpe con una violencia que se ha ido construyendo lentamente, pero trabajad para que la situación vaya mejorando.
Intervención
La única manera de combatir el bullying en la escuela es la cooperación entre todos los implicados: maestros y profesores, padres, alumnos, personal no docente...
Lineas generales de las actuaciones que podemos hacer desde la escuela
Todas las actuaciones encaminadas a mejorar las relaciones interpersonales de la comunidad educativa es una buena práctica. La consciencia y la implicación activa de los adultos son componentes básicos para el éxito de cualquier programa de intervención.
Una propuesta de intervención se fundamenta en los siguientes aspectos e intenciones:
1. Aproximación no culpabilizadora (pretende reindividualizar y responsabilizar)
2. Perspectiva sistémica (intervenir también en el grupo para modificar las interacciones)
3. Estratégica (análisis de la situación, planificación e intervención breve y estructurada)
4. Fomento de la resiliencia (resolver la situación positivamente a favor de todos los implicados)
Esta propuesta global, dentro del Plan de Convivencia, contempla la actuación a tres niveles:
Prevención primaria: actuaciones genéricas dirigidas a mejorar la convivencia, prevenir la conflictividad y evitar la aparición del fenómeno.
Prevención secundaria: cuando se detectan situaciones de maltrato incipientes, para evitar su consolidación: aplicación de un programa de intervención específico con intervenciones individuales y en el grupo de alumnes (de 4 a 6 sesiones de tutoría)...
Prevención terciaria: cuando se trata de situaciones consolidadas, dirigida a minimizar el impacto sobre los implicados: aplicación de una mediación terapéutica (Shared Concern Method de Anatol Pikas), soporte y protección a las víctimas, y soporte y control a los agresores.
Estrategias e instrumentos facilitadores de la Detección
1º. Observación sistemática de los indicadores señalados:
• En los lugares comunes del centro y fundamentalmente en los menos frecuentados y/o vigilados por los adultos: patios, vestuarios, baños, rincones de pasillos,…
• En la clase, por ser el lugar donde se produce el mayor número de conductas intimidatorias.
• En actividades complementarias (salidas, campamentos, talleres…).
• En el autobús y en los períodos extraescolares (comedor, actividades deportivas, culturales…)
2º. Recogida de información de distintas fuentes:
• Profesorado del grupo (entrevistas, cuestionarios…).
• Familias (entrevistas).
• Personal no docente del centro (cuestionarios, entrevistas).
• Personal del comedor. (entrevistas).
• Alumnado. (entrevistas individuales, pruebas sociométricas, resultados votaciones, actividades de tutoría…).
3º. Estructuras donde expresar denuncias y reclamaciones:
• Buzón de sugerencias.
• Teléfono amigo.
• Equipo de tratamiento de conflictos, Comisión de Convivencia, Comisión antibullying.

ACTUAR:
Intervención con la víctima
• Ser cauteloso en la aplicación de medidas y en la realización de algunas acciones para no significarla ante los demás ni exponerla a situaciones de riesgo.
• Evitar el tratar públicamente en el aula la situación de acoso de forma que pueda sentirse aludida y experimentar vergüenza y humillación.
• Proteger a la víctima durante todo el proceso de intervención:
o Aumentando la supervisión y vigilancia del profesorado durante los descansos, recreos, comedor, baños, vestuarios, entradas y salidas del centro...
o Creando grupos de compañeros solidarios (formados y determinados previamente) para acompañar a la víctima, fundamentalmente en los momentos de mayor riesgo.
• Establecer reuniones individuales con la victima y con otros compañeros/as que favorezcan la comunicación y la libre expresión.
• Desarrollar programas específicos de habilidades sociales (defensa de los propios puntos de vista, asertividad, defensa de derechos, petición de ayuda…)
• Favorecer la vinculación socio - afectiva diseñando en el centro propuestas de actividad lúdicas y de trabajo en las que el alumno/a pueda mostrarse competente y disfrutar con otros.
• Aplicar la estrategia de "El círculo de amigos", promoviendo la inclusión en grupos de chicos o chicas.
Intervención con el agresor.
• Asegurarse de que los/as agresores/as reciben también la ayuda que necesitan, hay que tener en cuenta que los agresores pueden comportarse así por varias razones: no tienen habilidades sociales adecuadas para interactuar con sus iguales, han aprendido que la relación interpersonal se rige por esquemas de dominio-sumisión...
• Diseñar y realizar entrevistas individuales en las que se analice la situación y sus consecuencias para los afectados. Ayudarle a tomar decisiones de cambio (cuidar especialmente en estas situaciones el no trasmitir modelos coercitivos, agresivos o amenazantes).
• Definir muy claramente los comportamientos que no se toleran estableciendo los límites de lo permitido.
• Ayudarle a entender como se siente el niño agredido (empatía).
• Desarrollar programas de entrenamiento intensivo en habilidades sociales (asertividad, identificación y resolución de conflictos…).
• Ayudarle a vincularse con los demás sintiéndose parte del grupo y del entorno y asumiendo las responsabilidades que le corresponden.
• Aplicar programas de modificación de conducta: consecuencias negativas, reparación y restauración del daño, pérdida de la posibilidad de realizar algunas actividades (salidas, campamentos…).
• Aplicar técnicas cognitivas (entrenamiento en autocontrol…)
Intervención con los espectadores:
• Definir claramente los comportamientos de intimidación y acoso que deben ser denunciados.
• Analizar las consecuencias que estos comportamientos tienen para todo el grupo.
• Definir claramente cuales son los papeles que los espectadores juegan en estas situaciones.
• Enseñarles la diferencia entre ser solidario ante la injusticia y ser chivato.
• Desarrollar la empatía emocional aprendiendo a ponerse en el lugar de otros.
• Enseñar a los alumnos a pedir ayuda, a superar el miedo a ser calificados de chivatos o incluso a convertirse ellos mismos en víctimas.
• Informar sobre la posibilidad y recursos existentes en el centro, para denunciar situaciones de intimidación garantizándose la confidencialidad (teléfono amigo, buzón de sugerencias, comisión de resolución de conflictos…)
Intervención en el grupo de clase:
• Hacer saber al alumnado que no se van a aceptar agresiones de ningún tipo.
• Elaborar proyectos antiviolencia: campañas, concursos de slogan…
• Enseñar a poner nombre y expresar los sentimientos.
• Crear y favorecer un clima escolar de rechazo a los malos tratos (violencia de género, mobbing…) Mediante sesiones de trabajo en las que se aborde el problema de modo indirecto con manuales adaptados, mediante role-playing, historietas…
• Poner en marcha actividades de tutoría ya diseñadas por otros autores, por ejemplo: "¿Seguir el rollo es lo que vale?, Declaración Universal de los derechos de la clase, ¿No se puede hacer nada?, Conocidos, compañeros y amigos." (Ortega, 2000)
• Desarrollar estrategias de ayuda entre iguales tales como "La hora de la rueda" (Mosley, 1996)
• Crear grupos de ayuda: supervisores, tutores de otros niños, ayudantes de clase, ayudantes de recreo…
• Favorecer el establecimiento de vínculos positivos entre los alumnos/as y la asunción de las responsabilidades personales y grupales.
• Fomentar la cohesión grupal con actividades diversas (fiestas, proyectos, semana cultural…).
• Potenciar en el alumnado formas sanas de compañerismo y solidaridad.
• Favorecer la integración de todos los alumnos en el grupo y el desarrollo de habilidades prosociales a través de trabajos cooperativos.
Intervención con las familias
• Contar necesariamente con todas las familias afectadas y solicitar su colaboración. Evitar que los padres se sientan poco respaldados y tomen iniciativas individuales y poco consensuadas, que pueden agravar la situación de su hijo/a.
• Mantener reuniones individuales con cada una de las familias de los afectados/as para informarles sobre la situación y las medidas adoptadas por el centro. Evitar buscar culpables y tender a obtener compromisos positivos.
• No se aconseja tratar estos temas en reuniones generales de padres-madres.
• Ayudar a las familias a analizar la situación de forma proporcionada, sin minimizar los hechos ni sobredimensionar las consecuencias.
• Dar a las familias espacio y oportunidades para hablar de sus sentimientos.
• Orientar a las familias para fomentar el diálogo permanente padres-hijos.
• Ofrecer pautas que ayuden a afrontar de forma adecuada la situación de su hijo/a.
• Resaltar la importancia de mantenerse alerta ante los comportamientos de los hijos/as.
• Mantener una relación fluida y continuada centro escolar-familias con el objeto de coordinar la intervención.

Prevención de nuevas agresiones:
• Creación y difusión de estructuras y recursos para recibir denuncias, reclamaciones y quejas: buzón de sugerencias, teléfono amigo, comisión antibullying…
• Formación del profesorado en el manejo de conflictos y en la enseñanza de habilidades de interacción personal y social.
• Formación del alumnado en habilidades que le permitan interactuar de forma adecuada (escucha activa, defensa asertiva de opiniones, peticiones, rechazos…)
• Crear comisiones de alumnos que se impliquen en el desarrollo de la convivencia positiva en el centro, con representantes de todos los niveles.
• Implicar a los padres para que participen en las estructuras y medidas de mejora de la convivencia del centro.
La percepción de que la solución a los problemas colectivos no pueden resolverse individualmente, exige nuevas formas de aprendizaje cooperativo, de aprendizaje entre iguales, ya que en la práctica "nadie enseña a nadie y nadie se enseña solo, sino que todos nos enseñamos en comunión". Paralelamente hacer visible en lo cotidiano la justicia, la libertad, la convivencia y la paz, está inseparablemente unido al ejercicio permanente de habilidades dialógicas y de cooperación. En definitiva: si las instituciones educativas formales e informales se sustraen de esta responsabilidad, si desde nuestras escuelas no se interviene diariamente en el ejercicio de hábitos democráticos, de tolerancia y de solidaridad, no será posible responder a los problemas que, tanto locales como globales, tiene planteados hoy la humanidad.

CONCLUSIVE DEDUCTIONS:

Todos los agentes piensan que esta situación de acoso influirá en la adultez, ya que la forma de actuar en la sociedad como miembros activos de ella dependerá de la educación y las situaciones vividas en la infancia, por lo que si estas situaciones de bullying no son bien atendidas irán en aumento e influirán en todos los aspectos de la vida tanto del agresor, como de la víctima y de los espectadores. Por otro lado, existe un consenso con respecto a la ayuda que la víctima necesitaría, y es que es fundamental que ésta sienta el apoyo no sólo de su familia y del profesorado, sino también de sus iguales, lo que le permitirá sentirse más seguro de sí mismo y salir de esta situación de bullying.

Comments about this Case Study


I Am Not Scared Project
Copyright 2017 - This project has been funded with support from the European Commission

Webmaster: Pinzani.it